miércoles, 20 de noviembre de 2013

EL FRENTE FRÍO LLAMADO PETER GREENAWAY

Por Andrea González 

El cineasta galés Peter Greenaway ofreció una conferencia de prensa en la segunda edición del Baja International Film Festival Los Cabos. Polémico, como siempre, su declaración oficial fue que el cine de exhibición ha muerto. De esta manera, su opinión acerca del cine mexicano y su actual éxito, fue que “es muy tarde su arribo porque ahora ya todo mundo puede hacer cine con la tecnología y verlo en otro formatos”.

El cineasta ubica la muerte del cine el día 31 de septiembre de 1983, día en que el control remoto se introdujo en las salas de las casas:

“Desde sus inicios, el cine es un acto pasivo porque nos sentamos en la oscuridad y lo vemos, y llevamos practicando este juego por 118 años, y se debe detener, ¿qué necesidad tenemos de estar en un cuarto oscuro más de una hora? Ahora todos tienen teléfonos, computadoras, todos son cineastas potenciales, ya no es parte de la elite, ya todos pueden hacer un filme y que llegue a la audiencia en Youtube.

No conforme con este desalentador panorama, Greenaway declaró también que “el cine es un arte que todavía no ha encontrado su identidad real, por ejemplo, siempre regresa a las librerías, es decir, contamos con un cine que se basa en textos, en libros. En los últimos 12 años lo más importante que he visto a nivel mundial es Harry Potter y El señor de los anillos. Ya sabemos que estas no son películas, son textos ilustrados. Todas las cintas que se han visto comenzaron con un texto y esto no parece que es un indicador de un cine autónomo porque hacemos novelas ilustradas y seguimos ilustrando libros del siglo XIX. Para mí el cine está muy atrasado, le ha añadido poco al vocabulario de la experiencia humana.

Sin embargo y a pesar de todo, Greenaway también aprovechó para hablar de su proyecto “Eisenstein en Guanajuato”, el cual se echará a andar en San Petersburgo y en el propio Guanajuato. El filme tiene la intención de convertir en película un episodio de la vida del maestro del cine mudo Sergei Eisenstein, a saber, lo que le sucedió cuando pasó diez días en Guanajuato y sostuvo un romance con un hombre. Greenaway es un encarecido admirador de Eisenstein y sus filmes se caracterizan por ser provocativos, pero el cineasta declaró que su 
tesis principal es que Guanajuato ejerció un efecto de humanización y  sensibilización en las películas de Eisenstein, y también manifestó su deseo por aprender más sobre la historia de nuestro país para ayudarse en el proceso de creación.