miércoles, 13 de noviembre de 2013

Una Obra de Arte Visual: “Gravity”

Por Juan Esteban Mendez Cervera

El nominado al Oscar, Alfonso Cuarón nos ha demostrado a lo largo de su filmografía que puede ser polifacético en cuando a los proyectos que selecciona para dirigir, nos topamos desde una familiar y comercial “Harry Potter y el Prisionero de Azkaban” (2004) hasta la post-apocalíptica y madura película “Niños del Hombre” (2006) incluyendo sus primeras películas mexicanas con toques de comedia y de drama, en esta ocasión el Mexicano nos presenta contexto totalmente distinto. 

Por palabras del mismo director, la línea narrativa en general de la película es simple, pero a pesar de no tener una elaborada naturaleza, con giros argumentales y un asombroso guión “Gravedad” expresa muy bien los sentimientos y reacciones propias de los personajes que sufren ante este acontecimiento que marcará sus vidas conforme va pasando el tiempo en pantalla; la soledad del espacio, la sensación de estar entre el mundo y la nada genera una atmósfera estresante que mantiene la atención del publico y no da lugar a los temibles “huecos argumentales” que si se mantienen mucho tiempo en pantalla la atención se desvía hacia otro lado; el filme cuenta con elementos para enfatizar los sentimientos de desesperación, seguridad y de miedo pero el único detalle que no pasa desapercibido es el hecho de introducir un “Deus ex machina” para continuar la historia, modificarla de ultimo momento y darle un desenlace satisfactorio.

Sandra Bullock genera una actuación asombrosa que presenta de una manera muy fiel la interpretación de la historia de la doctora Stone ante el espantoso y estremecedor panorama en el cual se somete (tal vez una de sus actuaciones más destacadas y comprometidas de la actriz). Su personaje logra transmitir empatía y genera una buena profundidad de su personaje, cosa que no sucede igual con George Clooney en el papel del experimentado Matt Kowalsky, aunque su perfil actoral presentado es bueno, la profundidad de su personaje es vaga, superficial y es encasillado como el “guía” de la protagonista y de allí no trasciende a algo más, pero su participación es clave para la historia de la película.

Visualmente hablando la película es hermosa, los elementos visuales son parte de la historia y no solo son usados para puros elementos estéticos ya que son quirúrgicamente colocadas en pantalla para darle armonía e identidad a la película que junto con la fotografía del mexicano Emmanuel “El chivo” Lubezki logran una verdadera obra de arte convertida en largometraje. 

 Los elementos auditivos no se quedan atrás y son parte principal del ritmo de la película ya que gracias a ellos realmente podemos sentir que estamos en el espacio y son efectivamente 
empleados, lo que convierten a “Gravedad” en un largometraje en el cual los elementos visuales, auditivos y actorales logran darle magia y sentido. 

Cuarón regresó para quedarse en la historia con una de las mejores películas del 2013 y no es para menos; el trabajo visto en esta ultima película es un logro y por lo tanto será atraído al éxito en la misma forma como la gravedad nos atrae a la tierra.