lunes, 11 de junio de 2012

“Regresa”


por Myrna D. Vidrio Jáuregui

Reseña de película mexicana en coproducción con España
Protagonistas: Jaime Camil y Blanca Soto
Año de estreno: 2010
Genero: Comedia y romance
Dirección de Alejandro González Padilla
Fotografía de Fabián Monroy
Montaje de Horacio Quiroz
Vestuario de Malena de la Riva

La vida actual está llena de trabajo y exigencias. Todos pueden quedar atrapados en ese vórtice de adicción al trabajo incluso las parejas más felices. Una película mexicana con un toque español o más bien vasco que trata de remontarnos a una época que ahora sólo se ve como un sueño, el reino de Navarra del siglo XV.

Una pareja actual de clase alta que vive en aparente abundancia y cuya felicidad debería ser notoria aunque la realidad muestra otra cosa. María es una ama de casa que añora a su marido Ernesto a pesar de tenerlo cerca; ya que la distancia que ha puesto el trabajo entre ambos es tan grande, que ni siquiera al tenerla cerca con toda su belleza logra hacer que él reaccione lo cual la hiere y entristece constantemente. Sus amigas Paty e Isabel se dan cuenta que su amiga se siente infeliz y tratan de incitarla ya sea a divorciarse o a descubrir si la llama del amor se apagó entre ambos debido a alguna infidelidad de su marido. Como no logran convencerla de hacer ninguna de las dos cosas la motivan a visitar a una terapeuta que le ayude a encontrar lo perdido en su vida marital.

María va con la esperanza de poder encontrar en la terapia ayuda para salvar su matrimonio ya que su marido no parece reaccionar con emoción y menos con pasión; sin embargo, algo sale mal durante la sesión y María queda atrapada al parecer en una vida pasada de hace más de 600 años: una princesa Navarra del siglo XV.

Una bella película donde el romance, la ironía y la comedia van de la mano dando paso a una historia suave y delicada que ayudará a recordar a más de uno que la vida no sólo se trata de trabajar y que sin las personas que amamos nada de lo que poseemos o podamos tener tiene sentido. Uno de los temas a los que hace alusión es la falta de comunicación (metafórica y literalmente pues María al quedar atrapada, sólo habla Vasco) y que recuperar lo perdido puede ser muy difícil especialmente en una situación sentimental.

Algunas escenas sobre todo con los amigos de ella ayudan a completar la historia pero dejan cabos sueltos en más de una ocasión lo cual puede frustrar al espectador que trata de unir la historia haciendo que por momentos la película se vuelva lenta. Momentos de humor mezclados con algo de romance son la receta perfecta para quienes tratan de entender cómo pudieron perder lo que más amaban y que recuperarlo puede costar mucho trabajo, pero el esfuerzo siempre valdrá la pena.

Recomendada para quienes buscan revivir el amor en sus vidas con una historia sencilla y ligera rodeada de paisajes hermosos y románticos como Valle de Bravo y algunos de Navarra. No recomendada para aquellos que se sientan identificados con Ernesto el esposo indiferente de María o para aquellos que les guste la acción pues es una historia que hace reflexionar y se narra de manera tranquila, pero sobre todo entretiene al público con algo de risas y momentos espontáneos en tiempos donde lo predecible y lo indiferente es lo cotidiano.

Acá el trailer