lunes, 10 de febrero de 2014

Amores que asfixian


“Misery” es una joya de la cinematografía, cuando me preguntaba si existiría una película de suspenso que aún me pudiera sorprender apareció en mi camino esta gran historia, basada claro está en la novela homónima del gran Stephen King. 

Un mal día todas las coincidencias hacen que el escritor Paul Sheldon  (James Caan) tenga un accidente en la carretera, justo cuando iba de regreso a la ciudad después de haber tenido un periodo de aislamiento para poder culminar su gran serie de libros “Misery”.

Está nevando y su admiradora más apasionada lo encuentra tras la volcadura, lo lleva a su casa y ahí comienza la relación enfermiza. Él está convaleciente sin poder moverse y ella siendo enfermera lo cuida con mucho amor pero no se imaginan a qué grado.

Las dos actuaciones son impecables, sin embargo, es totalmente sobresaliente la de Katy Bathes quien tiene un gran dominio sobre sí misma. Una persona que padece bipolaridad queda corta, Annie Wilkes ha perdido la cordura, y la vida de Paul está en sus manos. Fue tan espléndida su interpretación, que ganó el Globo de Oro y el Óscar como mejor actriz en 1990. 

"Misery" se trata de un thriller psicológico que te mantiene comiéndote las uñas y hasta los pellejos, arriba del sillón o la cama, haciendo nudo la cobija. Sin duda, muy disfrutable si te gusta el suspenso.

Además para los que sostienen que no se puede hacer buen cine sin la súper producción, aquí está la prueba que un buen guión no necesita dirigir la atención del público a otros elementos como los efectos especiales caras famosas. El talento en esta cinta recayó  en el guión y las actuaciones.

Elementos como la música y los encuadres apoyan de forma eficaz la narración y las emociones que deben vivir los personajes en atmósferas de tensión.


Si me llegaran a preguntar ¿qué error le encontré? Mi mente se queda en blanco ¡Tienen que verla! 

Aquí les dejo el trailer.